Siglo XXIII.
El planeta tierra ha sucumbido ante el cambio climático y la vida en él ya no es posible. Las naciones, asustadas ante la falta de alimentos y recursos, comenzaron una guerra que llevó al declive del sistema político global.

Los restos de las antiguas naciones crearon cuatro Estados, estableciendo bases en órbita planetaria.
Debido a sus luchas por materias primas y puntos estratégicos en el espacio, los Estados siguieron luchando hasta que la supervivencia de la humanidad se vio seriamente amenazada.

Decididos a conservar hasta el último de los seres humanos, se crearon estaciones de batalla donde los Estados pueden aclarar sus diferencias sin temor a la extinción.